Blogia
SEGURIDAD EN EL HOGAR

ALARMAS DE SEGURIDAD PARA EL HOGAR

La seguridad del hogar es una prioridad para muchos padres de familia. De esta forma, ha aumentado la producción y demanda de sistemas de seguridad para residencias, puesto que nadie quiere ser victima de robos o cualquier otro tipo de percance en sus viviendas.  A la hora de escoger un sistema en particular, primero deben analizarse que tipo de sistema sería el más adecuado para determinada situación. Sin embargo, a la hora de pensar en seguridad para el hogar, existe un sistema que se adapta a todo tipo de sitio y a todo tipo de usuario: las alarmas.

Dondequiera que se vaya se pueden ver alarmas de todo tamaño y de diferentes formas. No obstante, se puede hablar de dos tipos de alarmas, que son los que más llaman la atención. El primero de estos tipos, tiene que ver con aquéllos sistemas de alarmas que están monitoreados por personal especializado, mediante un circuito cerrado de televisión. El otro grupo lo componen las alarmas más simples, que están conformadas por detectores de ruido, calor o movimiento; que activan una sirena en caso de detectar actividad extraña.

Las alarmas del primer grupo son más seguras, ya que  cuentan con la cooperación de personal adicional que puede alertar a las autoridades, cuando hay una emergencia. Esto es lo que las hace distintas a las del segundo grupo, puesto que ambos tipos de alarma comparten algunas características. Un ejemplo de ello es que ambas pueden contar con sensores de movimiento, rayos infrarrojos u ondas de radio.  

La alarmas no monitoreadas no están conectadas a ningún circuito de vigilancia, únicamente son dispositivos, que por medio de la activación de una sirena, buscan alertar a los habitantes de un inmueble, a la vez que pretenden ahuyentar a cualquier persona que haya irrumpido en casa.  A diferencia de las alarmas monitoreadas, las más sencillas son bastante económicas y de fácil instalación, así que cualquier persona puede adquirir una de ellas, instalarla y programarla con una clave.

En el caso de las alarmas monitoreadas, los costos son un poco altos, puesto que se necesita de instalación especial, mantenimiento y, a parte de esto, se debe pagar al personal que hace el monitoreo. No obstante, no hay que ser un experto para darse cuenta, que las alarmas monitoreadas pueden ofrecer un servicio más completo y dar mejores resultados. En cuestiones de seguridad para el hogar, es siempre mejor pagar un poco más, si se quieren obtener sistemas que de verdad puedan cuidar lo que más se valora: la familia. 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres